El Efecto boomerang. Cuidado con él

Todo se vuelve tanto bueno como malo, si envías rencor, recibirás rencor. Si envías dolor, recibirás dolor. Si envías paz y amor, recibirás eso, paz y amor… 

Cuando realices un ritual, por muy dolido que estés o mucho rencor que guardes, ten cuidado con lo qué pides y cómo lo pides, porque lo más probable es que se vuelva contra ti o tus personas cercanas.  
Antes de comenzar a practicar rituales, hechizos o encantamientos, debes saber que el mejor ritual es tu mente, tu convencimiento y sobre todo tu fe. Todos los rituales no son más que una manera de mover energías, concentrarse en un pedido, un objetivo y eso es lo que le da la fuerza necesaria a las velas, al amuleto, etc… Nunca pienses «Yo no tengo fuerza suficiente», porque sí la tienes.

Piensa también que si alguien te ha hecho lo que se llama un «daño» o un «daño psíquico», también conocido como «un Trabajo», la Ley, el destino, Dios, el karma… ya se encargará de esa persona. No hace falta que hagas un trabajo negativo, ni que envíes venganzas, ya que esa misma Ley las puede volver contra ti. Todo lo que envíes a los demás, te será devuelto de alguna forma, y probablemente multiplicado. Pide Luz para quien te haga daño y bendícele, y pide protección para ti mismo a los Arcángeles, a tu ángel custodio, a los santos, a Jesús, a Dios, a tu Dios, o a la energía en la que tú creas, que no dejarán que te pase nada malo. Si te convences de que te hacen daño, este miedo dejará paso a esas malas energías.

Textos, imágenes e ilustraciones extraídos de MANUAL DE BRUJA © de GLORIA JEREZ

* Reservados todos los derechos. El contenido de este manual no podrá ser reproducido, ni total ni parcialmente, sin el permiso previo del titular de los derechos de la propiedad intelectual.

Puedes leer más en Manual de Bruja donde aprenderás muchos rituales prácticos, los principios básicos que toda Bruja debe saber, amplia información y consejos para que seas capaz de confeccionar tus propios rituales y, por supuesto, iniciar tu camino como Bruja.

Se nace Bruja, sin duda, pero toda Bruja necesita de otra Bruja Madre o Guía que le ayude a encontrar su propio camino y recorrer su propio sendero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.